Bosch

FECE denuncia la proliferación de cargas administrativas para las tiendas electro


22 febrero, 2018

La Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) considera que cada vez son más las cargas administrativas y burocráticas que las nuevas normativas exigen a los comercios del sector electro, y afirma que seguirá trabajando para concienciar a la Administración sobre los costes y el trabajo extra injustificado que esto supone.

22.02.2018 En el mes de febrero ha tenido lugar un encuentro entre la Dirección General de Política Comercial y Competitividad y FECE. En esta reunión, la federación pidió apoyo ante la proliferación de cargas administrativas y burocráticas, con los consiguientes gastos, que están perjudicando la competitividad de las tiendas de proximidad.


La Dirección General de Política Comercial y Competitividad se mostró receptiva
a apoyar al comercio en la solución de estos problemas. El camino por recorrer parte de la comprensión de la Administración y su apoyo al comercio de proximidad, que supone un alto tanto por ciento del tejido empresarial de nuestro país.

El encuentro se centró en tres asuntos principalmente, en los que estas cargas son especialmente gravosas: RAEE, canon digital y equipos de aire acondiconado

Las imposiciones al sector electro

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) son uno de los grandes problemas que se encuentran las tiendas es el exceso de obligaciones que para ellas supone el actual RD 110/2015. Sobre la distribución recaen las obligaciones de recoger el residuo gratuitamente, hacer la gestión documental y darse de alta como transportista de residuos para los traslados. Desde FECE se está trabajando para que la futura plataforma electrónica del Ministerio permita la conexión con aplicaciones como DOCURAEE o SIGA que utiliza el sector y que optimizarán, gracias a sus tecnologías, el tiempo de los comerciantes.

Por su parte, en la gestión del canon digital, el comerciante ha de pagar el canon a su proveedor al comprar el producto. El coste recae sobre él mismo aunque el producto no se venda o aunque el comprador final del mismo esté exento de pagar canon. El principal problema para el comercio es que, de nuevo, se convierte en agente cobrador de temas ajenos, con una burocracia y obligaciones excesivas. Debe cobrar, ingresarlo a las entidades si no lo hizo su proveedor (incluso cuando no procede porque haya excepciones, en cuyo caso debe posteriormente gestionar las devoluciones) y cambiar los sistemas de facturación para desglosar el canon en factura.

Para finalizar, en cuanto a las obligaciones respecto a la venta de equipos de aire acondicionado, se obliga al comerciante a asumir un rol de inspección y gestión documental que no le corresponde. En efecto, yendo más allá de lo que dice la normativa europea, se está exigiendo al comerciante recabar documentación y controlar el cumplimiento de una obligación del cliente (que el equipo lo instale un instalador autorizado), una labor de inspección que no le corresponde a él sino a la Administración. Incluso se le exige que reporte a la administración el incumplimiento del cliente si en el plazo de un año no le entrega la justificación correspondiente.

*Para más información: www.fece.org

Activa