GARANTIA3

El comercio ve con preocupación la limitación de pagos en efectivo


29 enero, 2021

Pagos en Efectivo

Las organizaciones ANGED, CEC, ACOTEX, FECE y APROSER se muestran preocupadas por el Proyecto de Ley de lucha contra el fraude fiscal. En el borrador se contempla la limitación de los pagos en efectivo con un máximo de 1.000 euros en España. Una medida que, como ha señalado el propio Banco Central Europeo, es desproporcionada. Asimismo, puede poner en cuestión el propio concepto de curso legal del dinero. Además, las organizaciones del sector consideran que su implementación puede afectar directamente a la recuperación del consumo y la actividad de los sectores más golpeados por la crisis.

El BCE advirtió a España

En un dictamen publicado en febrero de 2019, el Banco Central Europeo explicaba que imponer un límite de 1.000 euros a los pagos en efectivo podría ser una medida desproporcionada contra el fraude. El supervisor bancario recordaba la importancia de ofrecer la posibilidad de pagar en efectivo para ciertos sectores sociales. Adicionalmente, explicaba que el efectivo también se aprecia como medio de pago por su aceptación y rapidez. Así como, por el control de gastos que ofrece al usuario.

Otra de las premisas a las que apuntaba el BCE es que el efectivo el único medio de pago del banco central. Por tanto, su valor nominal no conlleva la posibilidad legal de cargar una comisión por su uso. También, remarca que el efectivo no requiere una infraestructura funcional técnica. Por este motivo siempre puede usarse, incluso en caso de interrupción de los pagos electrónicos. Por último, aseguraba que el efectivo facilita la integración en la economía del conjunto de la población.

La limitación en Europa

En esta línea, las organizaciones quieren llamar la atención sobre la experiencia europea al respecto. Destacan el caso de Francia, país en el que esta medida de limitación de los pagos en efectivo está implantada. Desde su instauración, no se ha logrado reducir la economía sumergida de manera significativa. Por el contrario, países como Alemania, Finlandia o Austria que no presentan limitaciones, cuentan con economías sumergidas muy reducidas.

A pesar de su preocupación, las organizaciones empresariales quieren comunicar que comparten el objetivo de lucha contra el fraude fiscal en España. Sin embargo, como al BCE, les parece desproporcionada la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros. Bajo su punto de vista, este tope les parece muy bajo, limitando la libertad de elección de medio de pago por parte del consumidor. Además, consideran que pone bajo sospecha a cualquier cliente que realice compras en el comercio. Insisten que conviene actuar sobre las fuentes del fraude y la economía sumergida, en lugar de presionar a hogares y empresas.

* Para más información: fece.org

Sonitrón

29.01.2021


deviaspain