PUBLICIDAD

INGRAM

Asociaciones contra el anteproyecto de ley del impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero 9 febrero, 2022

Impuesto

Diversas asociaciones se unen contra un anteproyecto de ley.

Una veintena de asociaciones de los sectores afectados por el anteproyecto de ley del impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero se han unido para posicionarse en contra de dicho borrador. En concreto, consideran que se trata de un «atropello fiscal injustificado», ya que consiste en un impuesto que difiere con las políticas de la Unión Europea. Además, repercutiría negativamente en la economía y en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y fomentaría el fraude y el comercio ilegal de refrigerantes y equipos.

¿Qué es el anteproyecto de ley del impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero?

El Gobierno está preparando un nuevo impuesto que gravará la fabricación e instalación en España de equipos de refrigeración, aire acondicionado y bombas de calor, aplicando un impuesto a los refrigerantes utilizados en ellos.

España es de los pocos países de la UE que cuenta con un impuesto especial sobre la emisión de gases fluorados que sirven como refrigerantes en estos sistemas. Ahora, con el pretexto de simplificar la recaudación del impuesto (en vigor desde 2014), el Gobierno pretende extender el gravamen a la fabricación e importación de equipos precargados. Así como a la primera carga de refrigerante en instalaciones nuevas.

Con la aplicación de esta medida, las nuevas instalaciones de refrigeración en hostelería y pequeño comercio se encarecerían alrededor de un 5%. Lo mismo sucedería con las instalaciones de climatización para uso doméstico y comercial. Además, también afecta a supermercados, industria alimentaria, logística y transporte refrigerado, electrodomésticos y automoción, entre muchos otros. Todo ello, acabaría por disminuir la competitividad de estos sectores, que facturan más de 130.000 millones de euros y emplean a más de 750.000 personas.

Problemas detectados en el anteproyecto de ley

Si se aprueba, se prevé que el nuevo gravamen entre en vigor el próximo mes de julio, con apenas unos meses de preaviso. De esta manera, los instaladores y fabricantes de equipos con gases fluorados no dispondrán de tiempo suficiente para adaptarse a las nuevas exigencias. Además, en caso de que se apruebe, España se convertiría en el primer país de la UE en penalizar el consumo responsable (y no la emisión) de refrigerantes. También penalizaría la contribución de la bomba de calor en la descarbonización de las instalaciones de climatización, así como el papel de la refrigeración en la preservación de la cadena de frío y la reducción del desperdicio de alimentos.

El impuesto también ignora las reflexiones y recomendaciones de los 60 expertos en fiscalidad que han intervenido en el «Libro blanco para la reforma fiscal en España», publicado en febrero de 2022. En él se explica que el impuesto sobre gases fluorados «no cumple en su diseño con la finalidad propia del impuesto, ya que los gases por los que se tributa son insustituibles desde el punto de vista tecnológico y, por lo tanto, suponen directamente un impuesto a la actividad de nuestro sector». También se destaca que grava «un consumo sin que el operador tenga alternativa de sustitución ni de mejora de la eficiencia, y debería ser objeto de revisión». Por ello, este tipo de impuestos «funcionan mejor en el caso en el que están armonizados a nivel europeo, al reducirse el riesgo de fraude».

En contra del anteproyecto de ley

Entre las organizaciones posicionadas en contra de la aprobación del anteproyecto de ley, destacan: AEFYT, AFAR, AFEC, ALDEFE, AMASCAL, APPLIA, ASEDAS, ATFRIE, CNI, CONAIF, FECE, FEGECA y FELAC. Estas asociaciones representan a los sectores de la industria y servicios españoles de fabricantes y distribuidores de todos los campos afectados. Desde electrodomésticos y equipos de climatización; hasta maquinaria para hostelería, colectividades e industrias afines, producción de agua caliente sanitaria y refrigeración comercial e industrial, entre otras. También se han unido organizaciones que representan a empresas usuarias de instalaciones frigoríficas y de empresas instaladoras de climatización; electricidad; fontanería; gas; protección contra incendios; refrigeración; ventilación; etc.

En conjunto, se aglutinan más de 34.000 empresas y 462.000 empleados directos. En total suponen una facturación de más de 126.000 millones de euros.

*Para más información: www.afec.es / fece.org

Sonitrón

09.02.2022

PUBLICIDAD

GRUNDIG