PUBLICIDAD

TEKA

El Factory permite a los fabricantes de electrodomésticos convertir incidencias en ventas

27 junio, 2005

Destock comenzó a operar en España en 2003 y desde entonces ha experimentado una importante expansión que se traduce en la actualidad en más de 25 delegaciones y franquicias repartidas por todo el país.

De capital 100% español, su negocio se genera en la logística inversa de los fabricantes de electrodomésticos. Destock consigue que el 5% de pérdidas que acumulan los fabricantes por desperfectos de sus equipos en el transporte o en el almacenaje pueda ser recuperado gracias a un sistema perfectamente estructurado.

Destock se encarga de recoger el aparato objeto de la incidencia donde le dice el cliente, lo traslada hasta el almacén central propio, lo repara según requerimientos del fabricante, lo adecúa y lo pone a la venta nuevamente en su propio canal con la garantía oficial de la marca. De esta manera, las devoluciones se convierten en ventas.

Para Destock, que tiene estructura a nivel nacional tanto de tiendas como de almacenes, su tarea no supone competencia alguna para el comercio de electrodomésticos tradicional ya que ofrece un producto con connotaciones diferentes a un público diferente que apuesta por la calidad y el precio, sin importarle tanto el aspecto exterior o las apariencias.

PUBLICIDAD

Activa