PUBLICIDAD

Sogo

¿E-Reader o libro tradicional?: Todo lo que debes saber para decidirte 21 abril, 2022

clayton-robbins-3Kt9hiUsrMU-unsplash

Ventajas e inconvenientes de leer en un e-reader frente a un libro tradicional.

La era digital es una realidad de la que ya somos testigo. De hecho, la tecnología se ha hecho un hueco en prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas. Y el mundo de la literatura no ha sido una excepción.

Con motivo del Día Internacional del Libro, que se celebra cada año el 23 de abril, en SONITRÓN hemos decidido contaros más de cerca todas las ventajas e inconvenientes de leer en un e-reader frente a un libro tradicional. Y es que a pesar de que este tipo de dispositivos cada vez tienen más seguidores, todavía existen muchos detractores. Además, aprovechamos la ocasión para presentaros una selección de tres libros electrónicos que pueden ayudaros a sumergiros y poner a prueba esta nueva moda

Nos gusta

Cada vez existe un catálogo más amplio de e-readers, ya que ante la creciente tendencia de apostar por todo lo digital, muchas marcas han decidido sumarse al carro de los libros electrónicos. A pesar de que cada una de dichas firmas ha optado por aplicar características diferenciales en sus dispositivos, todos ellos cuentan con características comunes. Dentro de dichos aspectos, encontramos ciertos factores que nos parecen de lo más positivos y ventajosos al leer en un e-reader en comparación con las lecturas tradicionales.

En primer lugar, está la cuestión del peso y el volumen del dispositivo frente a los libros convencionales. Su diseño permite transportarlo de manera fácil y práctica. Y, además, al contar con almacenamiento interno o ranuras para tarjetas de memoria, no solamente permiten guardar un libro, sino que es posible crear una biblioteca personal de lo más completa. En este sentido, si llevar un solo libro físico ya supone un engorro, llevar varios de ellos puede resultar una faena de lo más incómoda e indeseable.

Otra clara ventaja de los e-reader es su capacidad de adaptación y personalización de la lectura. En concreto, te permiten adaptar el tamaño de la letra y el color de fondo en contraste con el texto. Así, cada lector cuenta con una experiencia de lectura personalizada según sus capacidades y necesidades visuales.

Finalmente, nos encanta la inmediatez que ofrecen cuando queremos adquirir un nuevo libro. Ya no debemos esperar a encontrar un hueco en nuestra agenda para acudir a una librería o a la biblioteca, ya que en cuestión de minutos podemos obtener, desde la comodidad de nuestro hogar o cualquier otro sitio, el libro que nos apetezca leer, el nuevo volumen de nuestra saga preferida o la recomendación con la que nuestro amigo no para de insistir. Y lo mejor de todo: ¡los ebooks siempre son más baratos que los libros convencionales!

Nos resulta indiferente

Aparte de las ventajas o inconvenientes que podemos encontrar en el uso de libros electrónicos, también existen factores que no pueden calificarse ni como positivos ni como negativos, sino más bien, como indiferentes.

Este es el caso de los apuntes o notas que tomamos en los libros. Esta es una práctica más habitual de las lecturas académicas o laborales, pero dichos documentos también pueden leerse mediante un e-reader. Se trata de un aspecto indiferente porque del mismo modo que podemos coger un lápiz y escribir o garabatear en los bordes y pies de página de los libros, los libros electrónicos permiten llevar a cabo acciones similares.

Lo mismo sucede con los marcadores de página. Cuando en una lectura damos con un dato importante o un fragmento que nos gusta y queremos tener accesible siempre que queramos, doblamos una esquina de la página o lo marcamos con un post-it. En los e-readers también podemos marcar las páginas o fragmentos destacados y tener un acceso más directo cuando queramos consultarlos.

No nos agrada

A pesar de las ventajas y las posibilidades comentadas, también existen inconvenientes o aspectos que no consiguen igualar a los libros tradicionales.

El primero y más destacado es el tema de la batería. Un libro tradicional jamás se quedaría sin batería en el momento más álgido e interesante de la lectura. Sin embargo, con un e-reader si puede sucedernos. Para evitarlo, debemos estar pendientes del porcentaje de carga del que dispone el dispositivo y asegurarnos que tiene batería antes de salir de casa.

Para muchos lectores también resulta un inconveniente no poder comprobar visualmente en qué punto del libro nos encontramos. Si es cierto que los libros electrónicos indican qué página de la lectura estamos leyendo, pero no nos transmite la misma seguridad que tenemos al cerrar un libro y ver el sitio exacto donde se encuentra el marcador de página.

También encontramos el tema de la dependencia digital. A menudo, introducimos la actividad de leer en nuestra rutina como vía de escapatoria y entretenimiento de nuestras vidas. No obstante, desconectar usando un aparato electrónico nos puede parecer una forma de evasión más superficial. Y es que si incluso digitalizamos nuestros momentos de lectura, ¿qué nos queda lejos de la red y la tecnología?

Por último, y posiblemente el motivo por el que los e-readers tienen más detractores, es la falta de significado emocional. Muchas veces, los libros son regalos de personas importantes de nuestras vidas y su simple posesión es un recuerdo en toda forma. Esto no sucede con los e-readers, ya que pocas veces se esconde una historia detrás de ellos.

¿Te animas a probar un e-reader?

Ahora que hemos expuesto nuestro punto de vista y os hemos permitido conocer mejor la realidad sobre los e-readers, queremos saber si te animarías a ponerlos en práctica. De ser así, te traemos una selección de tres libros electrónicos para qué pongas a prueba las características y funcionalidades que te hemos contado.

En primer lugar, te presentamos el Dickens Light 2 de SPC. Se trata de un e-reader sencillo con pantalla retroiluminada de 6 pulgadas y seis niveles de intensidad. Protege la vista gracias a que no integra ni brillo ni luz en la pantalla y que permite seleccionar entre 9 tamaños de letra.

spc

E-reader Dickens Light 2 de SPC.

Su batería de litio puede alcanzar hasta un mes de autonomía, cuenta con 8 GB de memoria interna y es apto tanto para posición vertical como horizontal. También incorpora funciones prácticas e intuitivas como el Diccionario, “Ir a página”, búsqueda de palabras, cambio de página manual o automático y marcadores de página, entre otros.

 

Por otro lado, la firma Kobo by Fnac también dispone de varios modelos de e-reader. En este caso, te acercamos el Kobo Clara HD, un libro electrónico con pantalla HD de 6″.

kobo

Kono Clara HD, un libro electrónico de Kobo by Fnac.

Además, gracias a la tecnología ComfortLight PRO que posee, garantiza una óptima iluminación sin importar el entorno en que se lleve a cabo la sesión de lectura. Dispone de 8 GB de memoria interna y numerosas funciones personalizables. Ejemplo de ello son los 11 tamaños de texto que ofrece y los 40 estilos de fuente a elegir.

 

Finalmente, te contamos las especificaciones del Kindle Oasis, el modelo de e-reader más avanzado de la firma de libros electrónicos de Amazon. Este está equipado con una pantalla Paperwhite de 7″ y resolución de 300 ppp.

kindle

Modelo Kindle Oasis, el más avanzado de la firma de Amazon.

Incorpora una luz cálida ajustable que permite cambiar el tono de la pantalla de blanco a ámbar, y gracias a su tecnología E-Ink ofrece una experiencia de lectura similar a la del papel impreso. Dispone de resistencia al agua IPX8 y rotación de pantalla automática. Todo ello con un diseño frontal sin bordes.

Sonitrón

21.04.2022

PUBLICIDAD

Activa