PUBLICIDAD

TEKA

El comercio electrónico facilita la distribución de falsificaciones

9 noviembre, 2021

comercio online

El comercio online se convierte en el principal canal de distribución de falsificaciones

El comercio en línea fomenta el comercio de productos falsos y se convierte en el principal canal de su distribución. Así lo indica el informe «Uso indebido del comercio electrónico para el comercio de productos falsificados», un estudio de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En los últimos años, el comercio electrónico ha experimentado un rápido crecimiento. Asimismo, la pandemia de 2020 aceleró y dio aún más impulso a esta tendencia. Algunos datos relevantes a destacar sobre este canal de comercio es que, en todo el mundo, el 82% del valor total se realiza de empresa a empresa. Por lo tanto, solamente la minoría restante (2019) hace referencia al comercio entre empresa y consumidor.

La investigación analiza los datos de las incautaciones aduaneras de productos en las fronteras exteriores de la Unión Europea. Además, estudia y observa cómo los productos falsificados terminan en manos de los consumidores.

Los principales resultados del estudio

Las ventas en línea se utilizan cada vez más como medio de distribución de falsificaciones. Los datos de las retenciones aduaneras de productos falsificados demuestran que el 56% de las incautaciones realizadas en las fronteras de la UE, se relacionan con el comercio electrónico.

El análisis también pone de manifiesto que el valor de las retenciones relacionadas con productos falsificados y vendidos online es mucho menor que el de los productos que se distribuyen por otros medios. De hecho, las incautaciones de ventas en línea solo representan el 14% del valor total de las retenciones. 

No obstante, algunos de los productos enviados por otros medios, como contenedores, se destinan a centros de distribución en la UE. A su vez, estos productos acaban siendo enviados a consumidores que los han adquirido online. Este hecho expone que el papel del comercio electrónico en la distribución y compra de falsificaciones es considerablemente importante.

«Existen pruebas abundantes de que el entorno online también ha atraído a actores indeseables, que contaminan los canales de distribución del comercio electrónico con falsificaciones», afirma Christian Archambeau, director ejecutivo de la EUIPO.

Los modos de transporte y el origen de las falsificaciones también son dos puntos estudiados y reflejados en el informe final. Por una parte, todos los productos incautados en las fronteras de la UE han sido enviados mediante servicios de paquetería. Por otra parte, China es el país de origen de más del 75% de las incautaciones aduaneras comercializadas en línea. A esta le siguen Hong Kong (5,7%), Turquía (5,6%) y Singapur (3,3%). Asimismo, China también ocupa el primer lugar con respecto al valor de los productos falsificados adquiridos online. Representa el 68% de la cuota total.

Finalmente, es importante destacar que el uso del comercio electrónico cambia y sufre modificaciones según el tipo de productos falsificados. La categoría de productos falsos adquiridos online con más retenciones es la que incluye artículos de perfumería y cosmética, ya que representa un 75,3%. Los productos farmacéuticos ocupan el segundo lugar con un 71,9%, y las gafas de sol, con un 71,3%,  el tercero.

La pandemia impulsó la ciberdelincuencia

El comercio en línea experimentó un enorme crecimiento en 2020 con la llegada de la pandemia. De hecho, las ventas online aumentaron más de un 20% en todo el mundo respecto al año anterior.

Con el aumento de la tendencia de las compras electrónicas también se ha producido un gran cambio hacia la ciberdelincuencia.

Muchos delincuentes de la red se están aprovechando de todas aquellas personas que trabajan desde casa y no cuentan con una infraestructura demasiado segura. Por ello, es más fácil llevar a cabo diferentes tipos de fraude electrónico, entre los que hay estafas directas, intentos de robo de identidad, suplantación de identidad o fraude de inversión en criptomonedas.

Además, en el contexto de crisis sanitaria se ha aprovechado para convertir la red en el principal canal de productos médicos ilícitos.

La creciente tendencia de los paquetes pequeños

El estudio también ha detectado otra tendencia clave. Se trata del auge del comercio de paquetes pequeños, con los que es posible hacer entregas directas a los consumidores. Esto constituye  un atractivo canal de distribución para las redes de comercio ilícito.

Entre 2015 y 2019, el tráfico de paquetes aumentó más de un 70% y alcanzó los 21.300 millones de artículos en todo el mundo solo en 2019. De hecho, actualmente la ruta de los paquetes pequeños sigue creciendo y ya es la mayor en términos de números de incautaciones. 

Dentro de la UE, cada vez es más frecuente que los falsificadores se dirijan a los consumidores en el entorno online. Los resultados del estudio demuestran que más del 90% de las incautaciones aduaneras relacionadas con el comercio electrónico se envían a los países miembros en paquetes pequeños.

*Para más información: euipo.europa.eu

Sonitrón

09.11.2021


PUBLICIDAD

Activa