Advierten de SATs de electrodomésticos fraudulentos en Internet

El Servicio de Consumo de la Comunidad Foral de Navarra advierte de casos de fraude en un servicio de reparación de electrodomésticos en Internet.

09.11.2017 Tras haber detectado la existencia un operador que funciona de manera fraudulenta y que la ciudadanía contrata obteniendo sus datos a través de internet, el Servicio de Consumo y Arbitraje de Navarra ha publicado una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de contratar un servicio de reparación de electrodomésticos.

SATS fraudulentos, electrodomésticos, reparar lavadora, reparar electrodoméstico, arreglar electrodomésticos, sats piratas, sats en internet, fraude internet

 

Ante la avería de un electrodoméstico, Consumo quiere evitar la contratación de una empresa problemática o poco profesional, para lo que facilita unos consejos para mantener unas precauciones básicas a la hora de contratar el servicio.

Consejos contra los SATs fraudulentos

En primer lugar, hay que comprobar si el aparato está o no en período de garantía. El mínimo que marca la ley son dos años.

Si está en garantía, hay que dirigirse al Servicio de Asistencia Técnica (SAT) que indique el establecimiento donde se adquirió el electrodoméstico o, en su caso, al fabricante. De no cumplir esta premisa, puede perderse la garantía.

Este servicio debe prestarse sin coste alguno: ni desplazamiento, ni mano de obra, ni repuestos. El SAT no tiene obligación de entregar una factura por el servicio, ni las piezas repuestas, solamente el resguardo del depósito en el caso de quedarse temporalmente con el aparato.

Cuando no está en garantía

Si no está en garantía, la persona tiene libertad para contratar el servicio. Consumo recalca que hay que extremar las precauciones en las empresas que se han encontrado por internet. Para contactar con un servicio oficial de la marca, es conveniente buscarlo en la web de la empresa fabricante. Advierte, además, de que es muy improbable que las empresas que se anuncian como servicios de reparación multimarca, con un listado interminable de firmas conocidas, sean un servicio oficial autorizado por todas esas marcas.

Algo que, según responsables de Consumo, debe ya levantar sospechas en cuando aparece como dato de contacto solamente un número de teléfono móvil o de tarificación especial, sin ningún domicilio físico. En el caso de la existencia de una sede física, conviene comprobar que el dato es correcto.

Si se carecen de referencias personales sobre el servicio, otra medida es buscar en internet otras opiniones para ver si existen reclamaciones o quejas que llamen la atención.

Tarifas

A la hora de contactar con la empresa o el/la profesional conviene preguntar por las tarifas, especialmente por el precio de la mano de obra, del desplazamiento y, en su caso, por una actuación de urgencia.

Es un derecho de la persona consumidora solicitar un presupuesto previo, que debe elaborarse un plazo máximo de 5 días y al que puede renunciarse por escrito. Este presupuesto permite decidir si merece o no la pena realizar la reparación, además de ajustar a este el importe de la factura, si se realiza el trabajo. El Servicio de Consumo y Arbitraje también alerta del riesgo que supone el adelanto íntegro del repuesto y mano de obra.

Si el SAT está adherido al arbitraje de consumo y surge un problema, este puede solucionarse de manera rápida y gratuita.

Ojo a la factura

Cuando el SAT realice la reparación, también hay que comprobar que la factura cumple todos los requisitos que exige la normativa: conceptos claros con sus importes y un solo desplazamiento, aunque haya tenido que realizar varios. La mano de obra debe facturarse en tiempo real, sin redondeos, aunque pueda cobrarse un tiempo mínimo, según el tipo de electrodoméstico.

Puede solicitarse la entrega de las piezas cambiadas e información sobre la procedencia de los repuestos y sus precios, que en ningún caso pueden exceder al precio de venta al público. Las reparaciones tienen un mínimo de tres meses de garantía.

También se recuerda que ante un problema lo ideal es llegar a un acuerdo con el SAT y que, si persiste el desencuentro, puede presentarse una reclamación en el Servicio de Consumo y Arbitraje.

*Para más información: www.navarra.es

2017-11-09T14:36:39+00:00 9/11/2017|Tendencias|0 Comments